"Quien de verdad sabe de que habla, no encuentra razones para levantar la voz" (Leonardo Da Vinci)