"Yo no disparo con la mano. Quien dispara con la mano ha olvidado el rostro de su padre. Yo disparo con la mente" (Stephen King)